Primer domingo de Cuaresma: “Si eres hijo de Dios...”